OBJETIVOS Y LÍNEAS DE ACCIÓN

OBJETIVO GENERAL

COMPARTIENDO EL ESPÍRITU DE FAMILIA, PROMOVEMOS LA VIDA QUE NACE DEL EVANGELIO EN NUESTRO CENTRO JUVENIL.

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS Y LÍNEAS DE ACCIÓN

1.Promover la calidad educativo-pastoral de nuestras intervenciones, con una propuesta de educación integral.

Potenciando la opción cristiana de frontera también desde una educación a la fe proponiendo itinerarios diversificados.

Promoviendo alguna experiencia de primer anuncio.

2.Cuidar la formación de animadores/as y la propuesta de la fe desde el primer anuncio hasta el compromiso cristiano.

Dando a conocer el nuevo Itinerario de Educación en la Fe y desarrollándolo en colaboración con el resto de ambientes de la casa.

Asegurando la presencia de jóvenes en los distintos niveles de participación (local, inspectorial, federativo).

Asumiendo criterios comunes de identidad en este ambiente desde la aceptación de la documentación común como la Propuesta Educativa de los Oratorios y Centros Juveniles y el nuevo cuadro de referencia de la Pastoral Juvenil Salesiana.

3.Potenciar el testimonio y corresponsabilidad de toda la Comunidad Educativa Pastoral del Centro Juvenil.

Haciendo del Centro Juvenil una verdadera comunidad educativa-pastoral (CEP) con una fuerte identidad salesiana y dinámica formativa.

Potenciando el acompañamiento personal con fuertes experiencias de vida cristiana y compromiso.

Desarrollando el Plan de Acompañamiento del Centro Juvenil.

4.Fomentar una intervención educativo-pastoral atenta a las periferias y a los jóvenes más necesitados en los distintos contextos de nuestro centro juvenil.

Intensificando y continuando la búsqueda de respuestas creativas ante las problemáticas actuales de la juventud.

Fomentar una intervención educativo-pastoral atenta a las periferias y a los jóvenes más necesitados en los distintos contextos de nuestro centro juvenil.

Abriendo nuestras actividades y programas al barrio.

5.Dar una respuesta creativa de nuestro Sistema Preventivo a las distintas necesidades educativas que nos presenta la realidad social juvenil.

    • Participando en los distintos foros donde se reflexiona y se toman decisiones en torno a la realidad juvenil.
    • Activando y dinamizando los distintos espacios colegiados en el centro juvenil (grupos, comisiones, equipos, asambleas, juntas directivas…).
    • Activar canales digitales (medios sociales, emails, plataformas…) para la presencia en los “nuevos patios”.
    • Recuperando la “presencia animadora” como característica propia del Sistema Preventivo.
    • Formar la conciencia ciudadana y la cultura de participación desde el respeto a la diversidad.

6.Potenciar el trabajo con las familias como sujetos de la acción educativo-pastoral.

    • Iniciando la reflexión en la comunidad educativo-pastoral del centro juvenil sobre la “cultura del encuentro” y los cauces para la inclusión real de los chicos y sus familias, estableciendo iniciativas concretas.
    • Promoviendo diversos tipos de intervenciones con las familias, de acuerdo con su situación, necesidades y potencialidades.

Como animadores/as del Centro Juvenil Don Bosco de León, para garantizar el conocernos, el compartir, el comunicarnos, el madurar como personas y como cristianos/as…

COMPROMISOS MÍNIMOS EVALUABLES

NOS COMPROMETEMOS A:

  • Formar parte de un grupo cristiano propio de referencia para seguir madurando personal y activamente como creyentes.
  • Participar en la Formación Específica de cada grupo.
  • Participar en el encuentro de formación de animadores.
  • Participar en la Formación Inspectorial apropiada a su edad y proceso, junto con otras ofertas (Monitor de T.L., Coordinador de T.L., Monitor y Coordinador de Nivel, Monográficos,…)
  • Dedicar tiempo y energías a nuestra formación personal.
  • Potenciar todos y cada uno de nosotros encuentros informales.
  • Participar en las celebraciones y actividades conjuntas del Centro Juvenil, evitando una dedicación exclusiva y cerrada a nuestra actividad.